Los embarazos psicológicos en las perras

El embarazo psicológico de una perra es un problema que ocurre con cierta frecuencia y debemos saber reconocerlo para poder ponerle los tratamientos adecuados.

¿Qué es un embarazo psicológico?

Un embarazo psicológico se produce cuando una perra cree que tiene crías (cachorros) sin tenerlos. Es un problema de producción hormonal, ya que se produce un aumento de prolactina (la llamada hormona maternal) que se encarga de la producción de leche y de todo el comportamiento maternal como la preparación de nido…Esto hace que las glándulas mamarias aumenten su tamaño. Pero si el aumento de prolactina se produce de forma exagerada, se produce un aumento de producción mayor de lo normal. Es entonces cuando aparecen los embarazos psicológicos en perras, la perra cree que ha parido y se comporta como si así fuese.

¿Cuándo aparece y cuanto dura el problema?

Los embarazos psicológicos en las perras uelen ocurrir entre las 6 y 8 semanas tras el celo, en el supuesto momento del parto, ya que la gestación en las perras dura 2 meses (8 semanas). El problema suele ser autolimitante, es decir, desaparece en unas semanas, cuando la prolactina baja,  pero si aparecen síntomas se debe tratar.

¿Cuáles son los síntomas?

Lo que el propietario nota es: hinchazón de las mamas y del abdomen (como si estuviera gestante), secreción láctea (las mamas tienen leche), cambios de comportamiento: la perra está nerviosa, hace nido (busca un sitio para “parir”),  adopta muñecos u objetos como cachorros (es lo que más llama la atención a los propietarios), agresividad maternal.Si todo esto pasa se debe poner tratamiento.

¿Cuál es el tratamiento?

Cuando se lleva a la perra al veterinario por un embarazo psicológico se le debe hacer un examen completo, mirando las mamas y la secreción que tengan y en función de cómo estén se pone un tratamiento para disminuir la producción de leche o para tratar si hay ya una mamitis o infección.Igual de importante es hablar con el propietario para determinar el grado de afección psicológica que tiene su perra, las alteraciones del comportamiento, y si es necesario, marcar unas pautas de comportamiento como la retirada de juguetes.
Al decir que los embarazos psicológicos en las perras son autolimitantes, se puede pensar que no requieren tratamiento, pero esto no es así. Siempre el veterinario debe examinar a animal y decidir qué es lo mejor para su salud.

¿Qué pasa si necesita tratamiento y no se le pone?

Si nuestra perra sufre un embarazo psicológico que necesita tratamiento y no se trata, pueden pasar varias cosas:

  • Que se produzca una mastitis o infección de la mama, que es entre otras cosas doloroso para la perra.
  • Que aparezcan tumores mamarios.
  • Que aparezca hiperplasia endometrial quística 8 alteraciones del útero que desemboquen en graves infecciones uterinas o piometras.
  • Infertilidad.

Para terminar, es importante señalar que el embarazo psicológico en perras es un problema que suele repetirse. Si pasa en un celo, lo normal es que aparezca en todos los celos que tenga la perra. Si esto es así, la única solución definitiva y curativa es el tratamiento quirúrgico: la ovariohisterectomía. Se opera a la perra para quitarle los ovarios, que es donde se producen las hormonas causantes del problema.

Cómo siempre decimos, lo mejor es consultar todas nuestras dudas con el veterinario, ya que es quien mejor sabe qué es lo mejor para la salud de nuestras mascotas.

Comentarios cerrados.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando el siguiente enlace Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies